Provincial

Será candidato a gobernador

Martín Grande se quitó la responsabilidad de encima y nominó a Gustavo Sáenz como el candidato a gobernador de Cambiemos. Sin embargo, detrás de lo que pareció una rendición, hay una planeada estrategia para ser el sucesor de Urtubey.

A principios de marzo, el actual diputado nacional, Martín Grande, declaraba que no sería candidato a gobernador. Dijo, en aquel entonces, que Sáenz representaba al mismo espacio, Cambiemos, y no tendría sentido una PASO.

La noticia envalentonó al saenzismo que difundió y celebró esas declaraciones. Pero, ¿Por qué Grande después de ganarle la elección al urtubeycismo y al kirchnerismo se bajaba tan pronto? Nadie se lo preguntó.

Martín Grande decidió hacer lo contrario a lo que hacen todos, decir que serán candidatos a gobernador. Entendió que, así como no necesitó de una pre campaña para ganarle la elección más importante del urtubeycismo en 10 años, tampoco la necesitaría ahora.

Un año atrás, cuando el periodista decidió ser candidato a diputado nacional, supo que tenía que imponerse sobre las intenciones reeleccionistas de Guillermo Durand Cornejo y mientras la discusión se instaló en los medios salteños, él lo resolvió en Buenos Aires.

Es que si hay algo por lo que se caracteriza el PRO, es por su pureza ideológica. El sello de Cambiemos gana, porque gana una identidad. Por eso, en 2011 resistieron todas las presiones para acordar con Sergio Massa. Por eso, una vez en el poder, impusieron sus candidatos en todas las provincias en 2017. Basta ver el caso de Córdoba, uno de los distritos más importante de sus aliados radicales, donde impusieron a la ‘Coneja’ Baldassi sobre los hombres de Negri, Aguad y Mestre.

Salta no fue la excepción. Durand Cornejo era el candidato puesto, “De ninguna forma voy a ser candidato a senador provincial. Yo soy candidato a diputado nacional de Cambiemos o voy a ser candidato por el Partido Conservador Popular, por fuera de Cambiemos”, declaraba el actual senador provincial.

El PRO sembró legisladores nacionales para cosechar gobernadores, Martín Grande lo sabe.

¿Qué más necesita? Qué todos supieran que Gustavo Sáenz sería el candidato. ¿Por qué? Por dos motivos.

El primero, que la Unión Cívica Radical tuviese tiempo para consolidarse y armarse para tener un plan B que les permitiese condicionar la decisión de que los liderase un candidato peronista. Un escenario incierto sobre el cierre de listas los encontraría con poco poder de maniobra. Hoy, la UCR ya se encuentra dividida sobre este tema.

El segundo, que Gustavo Sáenz se sometiera a una pre campaña de un año y medio. Al correrse de la escena y descartar una PASO, Grande lo condenó a largar su campaña, asumir que será candidato y establecer una agenda electoral.

Y lo hizo con un claro objetivo: agotarlo.

La confirmación de la candidatura lo puso a Sáenz en el foco de las críticas de todo el arco político no municipal, que no deja pasar ningún error por alto. Hoy los problemas en las obras del Paseo de la Fé, no son un traspié de un Intendente que lleva dos años de gestión, es la incapacidad de un aspirante a gobernador.

Además, Gustavo Sáenz generó así una expectativa que será díficil de mantener en tanto tiempo. Sí no logra nuevos acuerdos políticos reales, éxitos de gestión que puedan darle solidez y si no actualiza permanentemente su mensaje para estar en sintonía con la opinión pública, pronto comenzará a perder encanto y novedad.

Por otra parte, porque da tiempo a que los medios y los actores políticos lo ubiquen como el ‘candidato de Macri’, una etiqueta que para Grande no es molestia, pero si lo será para quien aspira, o aspiraba, o llevarse una buena parte de los intendentes justicialistas. La confusión, a la que le sacó muchisimo jugo electoral, acerca de la posición política se termina, y con ella crece una frontera para alianzas en un interior provincial que se ha mantenido afín al peronismo, y en muchos casos al peronismo kirchnerista.

Mientras tanto, Grande será la reserva moral de Cambiemos. Deberá apoyar a Saénz mientras sigan siendo “lo mismo”, y demostrar de vez en cuando, que no lo son, como hace unos días, cuando marcó diferencias a raíz de la foto del Intendente con el flamante interventor del PJ, Luis Barrionuevo.

Así las cosas, Martín Grande no tiene más que caminar la provincia en silencio, y esperar. Esperar a que en Buenos Aires le den el visto bueno y a que, en Salta, Gustavo Sáenz, agotado, apueste a su reelección.

0 comments on “Será candidato a gobernador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: